SuperGeek.cl
Síguenos:

Empresa de Elon Musk despidió a empleados que escribieron carta en que lo criticaban

¿Y la libertad de expresión?

Hace un par de días un grupo de empleados de SpaceX, una de las empresas icónicas de Elon Musk, redactaron una carta abierta en la que se criticaba abiertamente y con bastante respeto a su dueño y director ejecutivo, con la opción de firmar pública o anónimamente la misiva que tenía el objetivo final de ser entregada a la presidenta de la compañía, Gwynne Shotwell.

Unos cuatrocientos empleados fueron los que se atrevieron a sumarse a la iniciativa que hablaba sobre el comportamiento de Elon Musk durante el último tiempo (sobre todo desde que se conocieron acusaciones de acoso sexual en su contra) y que estaría afectando negativamente la reputación de SpaceX.

“El comportamiento de Elon en la esfera pública es una fuente frecuente de distracción y vergüenza para nosotros, particularmente en las últimas semanas”, es parte del texto de la carta que más adelante continúa asegurando que “Elon es visto como la cara de SpaceX: cada tuit que envía es una declaración pública de facto de la compañía”.

En la misma, plantean tres acciones a realizar por parte de SpaceX: "abordar y condenar públicamente el comportamiento dañino de Elon en Twitter"; "preocuparse que todos los líderes sean igualmente responsables de hacer de SpaceX un excelente lugar de trabajo para todos" y finalmente "definir y responder uniformemente a todas las formas de comportamiento inaceptable".

Sin embargo, casi veinticuatro horas después de la circulación de la carta, SpaceX decidió despedir a varios de los involucrados (se cree que al menos son cinco trabajadores), algo que fue abordado directamente por la presidenta de la compañía, la que aseguró a través de un correo masivo enviado a todos los empleados como una de las razones la supuesta imposición a firmar dicha carta.

En dicho correo electrónico que fue enviado este viernes, Shotwell dijo que “se despidió a varios empleados involucrados” debido a que “la carta, las solicitudes y el proceso general hicieron que los empleados se sintieran incómodos, intimidados y acosados y enojados porque se les presionaba a firmar algo que no reflejaba sus puntos de vista”.

La situación es bastante dispar con lo que suele señalar Elon Musk regularmente en su cuenta de Twitter donde se asegura como un defensor de la libertad de expresión y de hecho ese fue uno de sus principales argumentos para comprar Twitter, un proceso que por cierto aún no se lleva a cabo.